“La astrología fue la primera forma de psicología y representa la suma de todos los conocimientos psicológicos de la antigüedad”.
- Carl Jung.


Lo que puede verse a través de la astrología, es la coincidencia de los sucesos que ocurren en el tiempo en relación con nuestra psiquis.


Puede verse la marca o impronta que la vida ha dejado en cada uno de nosotros, según el tiempo o momento en que nacimos. Con sus circunstancias y matices particulares, los cuales han modelado nuestra individualidad. Aquella que nos convierte en únicos e irrepetibles, y que nos lleva inexorablemente a prestar atención a nuestro proceso particular, simplemente porque es único y no hay otro que lo pueda hacer por nosotros.

La astrología es de inestimable ayuda para clarificar y descubrir los aspectos más sutiles de nuestros procesos internos, comprenderlos y capitalizarlos para el precioso proceso de aprendizaje que nos lleva a la expansión de la consciencia.

Una carta natal permite leer los aspectos más profundos de la personalidad y de la naturaleza específica de nuestro ser, así como también develar el sentido de los desafíos de aprendizaje que la vida pone en nuestro camino. Es el arte de los ciclos, sus matices, sus símbolos. Una manera de tener consciencia de cuál es el sentido de nuestra vida en este momento en particular. Una manera de confirmar lo que estamos sintiendo o intuyendo, de darnos cuenta y corroborar que nuestros pasos están siendo dados en el sentido apropiado y más conveniente para nuestro aprendizaje y crecimiento.

Saber y encontrarle el sentido a las incomodidades de nuestra vida, lo que representan los seres que nos rodean, qué nos muestran de nosotros mismos las relaciones que aparecen en nuestra vida, qué hacer con el dolor, como aprender y crecer transformando al sufrimiento en nuestro aliado, en nuestro gran maestro, son sólo algunas de las cosas más importantes del ejercicio de la astrología.

Yendo a lo práctico, muchas de estas cosas se pueden ver con cuatro prácticas astrológicas que son las básicas para dilucidar cualquier proceso por el que estemos pasando.


  • Primero la Carta Natal, en lo que se basa todo. Nuestra impronta, nuestra marca, nuestra naturaleza y nuestra manera de relacionarnos con la vida, todos los procesos y sus características particulares.
  • El complemento de la Revolución Solar, que es una carta levantada para el momento del cumpleaños y que tiene validez por un año. Nos muestra los detalles de lo que será la interacción con la vida durante el año en curso.
  • También la revisión de los Tránsitos y Progresiones planetarias, para describir los ciclos de tiempo en los que suceden los procesos, e identificar su naturaleza específica.
  • Finalmente, lo que se conoce como Sinastría, lo cual consiste en una comparación de dos Cartas Natales, para dilucidar la naturaleza de una relación. Los puntos de armonía, los puntos de fricción, los apoyos mutuos en el proceso de aprendizaje, y los desafíos que el otro nos pone en el camino. Cómo comprenderlos, cómo usarlos para nuestro crecimiento, para descubrir el verdadero significado de la otra persona en nuestra vida.


Las consultas generalmente tienen una duración de dos horas y media, para una Carta Natal y Revolución Solar y/o Tránsitos. De acuerdo a las circunstancias, la consulta puede extenderse algunos minutos más.
Para las Sinastrías el tiempo es mayor, ya que se hace en pareja, lo cual implica desarrollos que no es posible prever
.


Hay varias posibilidades para las consultas, que van desde el encuentro personal, la visita domiciliaria y el uso de Internet (vía Skype) para quienes viven en lugares distantes de Buenos Aires.


 42 años de ejercicio con la astrología orientada principalmente a la rama denominada Humanística.


Contacto para consultas: Vedhas - vedhas@sinlimites.guru

La Astrología y los Ciclos de la Vida

En tu interior hay un tesoro que nada ni nadie te puede quitar

¡Atrévete a Explorarte a ti mismo!